Please enable JS

Viajar ¨craft¨, viajar mejor

Viajar ¨craft¨, viajar mejor

Mayo 12/The Beer Seekers/The Beer Seekers

Con la intención de ir conociendo de primera mano y en mayor profundidad la situación actual del movimiento ¨Craft Beer¨ en Estados Unidos, durante las últimas semanas hemos estado recorriendo Austin y Nueva Orleans, visitando varias de sus micro cerveceras y, por supuesto, las propias ciudades.

La reflexión de hoy no se relaciona con el aspecto cervecero propiamente dicho, sino con lo que ha sido la experiencia de visitar un destino, en mayor o menor medida turístico, al mismo tiempo que las cerveceras artesanas de la zona. Y hemos de concluir que este binomio resulta interesantísimo desde cualquier punto de vista, para todas las partes.

Las pequeñas fábricas que visitamos cuentan con un ¨Tap Room¨, una sala, en ocasiones con patio/terraza, en los que sirven sus cervezas. En la mayoría de los casos, los precios son muy asequibles y se ofrece la opción de pedir una degustación (¨flight¨ en inglés) de varias cervezas diferentes.

Por supuesto esto de por sí ya es una ventaja: El poder disfrutar de una cerveza en las mejores condiciones de conservación, a buen precio, en las instalaciones donde se elaboran es sin duda un privilegio. Pero hay muchos más atractivos en este tipo de turismo que pueden interesar a un viajero, que no necesariamente tiene por qué ser un ¨friki¨ de la cerveza artesana.

Turismo ´Craft´

Las fábricas suelen estar situadas en barrios que no se localizan en el centro (también el turístico) de las ciudades, pero al mismo tiempo, necesitan cierta proximidad, barrios bien comunicados y precios asequibles. De este modo, durante la estancia tanto en Austin como Nueva Orleans, el acercarnos a estos ¨Tap Room¨ ha permitido que conozcamos áreas que no se encuentran entre las más famosas pero que, sin embargo, sorprenden muy positivamente.

Turismo ´Craft´

De alguna manera, uno se siente menos turista (a sabiendas de que no deja de serlo) al no estar rodeado de cientos de ellos. Al contrario, lo más frecuente es cruzarse con gente del barrio y la experiencia de la visita se convierte en un paseo relajado en el que esa ausencia del estrés del ¨tener que ver determinadas cosas¨ permite que la mirada capte con mayor profundidad cada detalle del ambiente que nos rodea. La experiencia se vuelve más plena y auténtica, realmente inmersiva.

Aunque hay muchas formas de aproximarse a las fábricas, recomendamos el transporte público, que supone un modo ideal de iniciar la visita al barrio y de conocer el ¨paisanaje¨ local. Esta forma de turismo alternativo, conlleva muchos beneficios. Se rebaja la presión en las zonas más densamente ocupadas por los visitantes foráneos. Se distribuye el gasto entre barrios que usualmente reciben menos ingresos por turismo. Se apoya el comercio local. Permite conocer con mayor profundidad una zona. Seremos sorprendidos por paisajes inesperados. Los precios en los barrios menos turísticos suelen ser considerablemente menores y la atención mucho mejor que en los más visitados.

Turismo ´Craft´

En definitiva, estas visitas cerveceras, suponen el poder conocer mejor una nueva zona, no sólo paisajística o geográficamente, sino también desde el punto de vista social y humano. Acercarnos a estas áreas no implica renunciar a visitar los elementos más característicos de una ciudad, sino simplemente distribuir mejor nuestro tiempo que a veces empleamos redundantemente paseando una y otra vez por las mismas calles que aparecen en las guías turísticas.

Desde el punto de vista estrictamente cervecero, la visita a las fábricas supone el poder disfrutar del producto en las mejores condiciones posibles, probar varios de ellos en menús degustación a precios muy razonables. Por las propias características del movimiento de la cerveza artesana, muchas de estas cervezas no pueden encontrarse fuera de los límites de una ciudad, región o estado. Muchas de las ¨micros¨ que acabamos de visitar no embotellan ni enlatan sus cervezas. Solamente distribuyen barriles. Por ello, a no ser que visitemos sus ¨tap room¨, resultará casi imposible probar sus productos (en ocasiones de temporada) incluso en la misma ciudad en la que nos encontremos.

Turismo ´Craft´

Como aliciente para aquellos que quieran conocer más detalles sobre las cervezas que están disfrutando, siempre será posible preguntar las dudas directamente a quien las elabora, que normalmente estará encantado de explayarse sobre la cuestión.

Así pues , ya lo saben: viajar ¨craft¨ es viajar mejor.

Salud!!



ARTÍCULOS RELACIONADOS


Comentarios/ 0


DEJAR UN COMENTARIO