Please enable JS

SLEEPY HOLLOW: Naturaleza, Mitos y Cervezas

SLEEPY HOLLOW: Naturaleza, Mitos y Cervezas

Noviembre 24/The Beer Seekers/The Beer Seekers

Portada: ´The Headless Horseman Pursuing Ichabod Crane´de John Quidor

Entre el día de difuntos/Halloween y Thanksgiving parece haber un impás, una especie de calma chicha desde la que se vislumbra en el horizonte la tempestad navideña que se aproxima. La mente parece dispersarse entre diferentes preparativos entre unos y otros eventos y el cuerpo anda como con flojera mientras se transita alrededor de templados días otoñales y los primeros latigazos del invierno. Para vencer esta suerte de amodorramiento y una poderosa tendencia a la hibernación, un grupo de amigos decidimos realizar una, quizá, última excursión aprovechando un glorioso sábado de noviembre. De forma sensata, la premisa fue ´máximo disfrute, mínimo esfuerzo´. Y puedo decir que, sin lugar a dudas, logramos el objetivo.

Nos decidimos entonces por visitar el Rockefeller State Park, situado muy cerca de una localidad que encendía nuestra imaginación con el solo rumor de su nombre… Sleepy Hollow. Y es que, pese a llevar más de un año en Nueva York, se me había escapado que parque y pueblo se encuentran a poco más de 40 minutos de tren desde la 125th street o 45 desde la estación Grand Central… Un caramelo. Y parece mentira pero en apenas 20 minutos de trayecto uno ya tiene la impresión de encontrarse a cientos de millas de distancia de la megápolis, afortunadamente.

Sleepy Hollow Cementery

Así pues, bajamos del tren express por una curiosa pasarela como las que uno se imagina para hacer lo propio desde un Zeppelin (en una curiosa maniobra de aproximación que recordaba aquellas narraciones épicas del descenso del Apollo sobre la superficie lunar) a la estación de Philipse Manor (más próxima al parque y a Sleepy Hollow que la también literaria Tarrytown).

La idea era pasar un día de campo aprovechando los últimos días del cambio de hoja otoñal así que, en lugar de detenernos a explorar la población, nos dirigimos directamente al Rockefeller Park, eso sí, pasando por el cementerio, desde el cual se puede acceder directamente a una de las rutas del parque.

Podemos criticar muchas cosas de los estadounidenses (y lo hacemos), pero no que no cuiden su legado ni a los visitantes de sus lugares emblemáticos. De este modo ,en el propio cementerio local, un mapa gratuito nos sirvió de guía por entre los diferentes elementos relevantes, entre los cuales, por supuesto, destaca el rincón dedicado a la memoria de Washington Irving, quien en su ´The Sketch Book of Geoffrey Crayon´ recoge la célebre ¨The Legend of Sleepy Hollow¨.

Sleepy Hollow Cemetery

Hay una expresión muy de aquí que es ¨perfect timing¨ utilizada cuando dos o más sucesos tienen lugar en perfecta coordinación y armonía. Esto fue lo que sucedió aquel sábado donde el avance del otoño, la hora la particular luz de aquel día, el espíritu de Irving y la buena compañía llegaron sincronizados en una especie de glorioso ocaso, de celebración tardía de la naturaleza, en forma de atmósfera luminosa y densa y aire fresco y juego de haces entre hojas de herrumbre.

Sleepy Hollow Cemetery

Del cementerio salimos al camino que nos introducía de lleno en el propio Rockefeller State Park (mapa también gratuito a disposición en internet). Deambulamos por varias sub-vías, avanzando siempre en la dirección del Swan Lake, todas muy sencillas y sin apenas desnivel. Desde allí, bordeándolo, llegamos a una zona de recreo / granja (a la cual se puede acceder en coche), la Stone Barns Center for Food and Agriculture. El lugar cuenta con un restaurante (cerrado aquel día) y una cafetería con mesas en el exterior. Observamos que es una buena opción para ir con críos.

Rockefeller State Park

Comimos algo ligero y en seguida tomamos el camino de vuelta, esta vez por otra zona logrando un recorrido circular.

Sleepy Hollow

Cuando uno es cervecero, antes de cualquier viaje, siempre busca algún lugar adecuado para saciar la sed post caminata. Esta vez no fue una excepción. Así pues, una vez de vuelta en Sleepy Hollow nos dirigimos a ¨The Bridge View Tavern¨. Pudimos haber ido al ´The Oath - Craft Beer Sanctuary´, con idéntica buena pinta, pero por cuestiones de horarios nos cuadraba mejor la primera. Por desgracia, en mi rápida búsqueda (mea culpa), también pasé por el alto el The Huddle (sito en la misma calle que el Bridge View Tavern) el cual, según consta en su web, fue galardonado con el premio ¨BEST OF WESTCHESTER AWARD 2015 for "BEST RARE BEER LINES"¨.

The Bridge View Tavern

Afortunadamente, The Bridge View Tavern resultó una buena opción, con alrededor de 10 cervezas de barril y una adecuada variedad de estilos y sellos. Por mi parte me decidí por una ¨Photon Pale Ale¨, de la cervecera ¨Equilibrium¨ (para mí desconocida hasta ese momento) que estaba TREMENDA, muy al estilo ¨New England¨, bastante afrutada, aunque en este caso las maltas están muy bien balanceadas, y con el característico aspecto ¨hazy¨, como de zumo, muy turbio, de este sub-estilo cada vez más de moda. Lo mejor de todo es que, aunque en boca presenta un cuerpo consisitente, esta cerveza tiene apenas 4.8 grados. Ideal para una post-trip y una vuelta en tren a NY en perfectas condiciones. Por cierto, no puedo dejar de destacar los aros de cebolla de este local. Quizá los mejores que haya probado fuera de casa. Si tenéis ocasión no os los perdáis… Nosotros repetimos!!

Y hasta aquí este Beer on Wheels. Para los más irreductibles hay que señalar que no muy lejos del parque se encuentra la ¨Captain Lawrence Brewing Company¨, fábrica que además cuenta con un ¨Beer Hall¨ que por desgracia no nos dio tiempo a catar.

Otra vez será.

Aquí dejo info sobre la excursión por si alguien se anima a una escapada diferente durante su visita a NY:

Rockefeller State Park: Click

Sleepy Hollow: Click

Equilibrium Brewery: Click

´Philipse Manor´ Station: Click



ARTÍCULOS RELACIONADOS


Comentarios/ 0


DEJAR UN COMENTARIO