Please enable JS

I HARDLY EVER WRITE ABOUT BEER DRINKING SONGS (por Adriá Farrero)

I HARDLY EVER WRITE ABOUT BEER DRINKING SONGS (por Adriá Farrero)

Junio 22/The Beer Seekers/B33Rpm: Música y cerveza

Por Adriá Farrero

Son las cinco y media de una sudorosa tarde de junio en Queens, Nueva York. El sol cae violentamente sobre las aceras, calentándolas, quemando los pies de los viandantes que en ello encuentran otra excusa más para acelerar el paso, siempre con prisa por llegar a todas partes. Paso por delante de un bar opaco, con la fachada de madera negra y un par de ventanas oscuras. El aspecto poco acogedor toma una apariencia camaleónica, pasando desapercibido para las hordas de oficinistas que salen con sed del trabajo.

I HARDLY EVER WRITE ABOUT BEER DRINKING SONGS

Entro y me siento en la barra. Siempre en la barra. El único camarero del bar está en el extremo de la misma, donde reposa un pequeño tocadiscos. La solitud silenciosa del interior del local deja escuchar como su dedo pasa por encima de cada disco y lo acompaña hasta descansar en el dorso del anterior. El ruido para, giro la cabeza con curiosidad y consigo avistar el disco ganador: es North Star Deserter, uno de los últimos discos que publicó Vic Chestnut antes de suicidarse.

Cuando finalmente se acerca, le pido al chico cualquier IPA que tengan de barril. La aguja del tocadiscos todavía no ha conseguido encontrar las primeras notas del vinilo. El camarero se acerca con la cerveza recién tirada y justo cuando el vaso toca la pegajosa barra de madera robusta, suena el sutil guitarrazo inicial de Warm.

I HARDLY EVER WRITE ABOUT BEER DRINKING SONGS

No sé demasiado sobre cerveza. Y, puestos a ser sinceros, tampoco mucho sobre música. No sabría por dónde empezar a hacerla, ni siquiera los ingredientes básicos. ¿Se echa antes el lúpulo o la cebada? ¿La letra o la música? ¿Cómo se consigue el aroma? ¿Hace falta un estribillo? Pale ale, blues, Pale Blue Eyes. Saison, rap, Season of the Shark. Un rompecabezas.

Se me da mejor disfrutarla. Pocas veces escucho música sin hacer nada más. Y prácticamente nunca bebo cerveza sin llevarme algún que otro asunto entre manos. Dos actos placenteros que acostumbran a venir acompañados de otras actividades, que le dan un sentido más completo a la experiencia. Una trago de cerveza después de celebrar un gol de mi equipo o escuchar en directo la canción que comparto con un amigo, a su lado.

Una cerveza servida en el mismo instante que empieza una canción. La experiencia completa.

La cerveza y la música. Esto va a ir sobre ellas y su unidad indisoluble. Porque se puede beber música, componer cerveza, tocar vasos y fabricar canciones.

Y para empezar, una historia de amor entre la cerveza y las canciones que hablan sobre ella.

PLAYLIST

Salud!!



ARTÍCULOS RELACIONADOS


Comentarios/ 0


DEJAR UN COMENTARIO