Please enable JS

Graham Green: TODO UN MAESTRO

Graham Green: TODO UN MAESTRO

Febrero 24/The Beer Seekers/Literatura: Donde las letras y la espuma se encuentran

Vicente García Oliva

Reseña por: Vicente García Oliva

A estas alturas de la vida, y de la literatura, ningún buen lector puede no haber leído a Graham Green. Decir que es uno de los mejores “clásicos contemporáneos” puede sonar a tópico pero es una realidad. No sólo eso, sino que el escritor británico fue maestro de varias generaciones posteriores con claras influencias en su escritura e, incluso, en su temática. Con todos los respetos que me merece, que es mucho, algunas de las novelas de John le Carré guardan un parecido con las de Green más que sospechoso. ¿Un ejemplo? “El sastre de Panamá” tiene mucho (demasiado) de “Nuestro hombre en la Habana”, sólo que sin el fino humor del gran Graham.

Nuestro Hombre en La Habana (Alianza Editorial)

Influido por su conversión al catolicismo en 1927, Green tuvo siempre muy presente en sus historias el sentido de la culpa, el pecado y el arrepentimiento, lo cual no impidió mostrar en ocasiones su escepticismo crítico con la religión católica. En este sentido, “El poder y la gloria” es su novela más paradigmática.

Pero no quería hablar en esta ocasión de las novelas del escritor inglés, sino de su otra faceta, tan interesante como la anterior, pero mucho más desconocida: sus cuentos. Publicados en distintos medios y en épocas muy dispares (los hay de los años treinta del siglo pasado y los últimos datan de mil novecientos ochenta y tantos, abarcando un espacio de casi sesenta años), han sido recopilados en un espléndido tomo por la editorial Edhasa con el título de “Cuentos completos”.

Cuentos Completos (Editorial Edhasa)

El libro se abre con un breve pero interesantísimo “Prólogo” del propio autor que más parece una disculpa por la “osadía” de publicar cuentos, como si éste fuera un género menor. En efecto, Green se define como un “novelista que ha escrito relatos por casualidad”, a lo que habría que añadir que: ¡bendita casualidad! A continuación, el autor inglés hace una muy acertada diferenciación de ambos géneros desde el punto de vista del que escribe:

”La novela vive contigo, crece contigo, los personajes te asedian y ni la obra escrita ni tú mismo sois los mismos que cuando se empezó la escritura. El cuento, en cambio, termina en el mismo momento en que finaliza esa escritura. Puedes prescindir de la historia y de sus personajes definitivamente, para volcarte en nuevas ideas e intereses. Por eso para el Green novelista, el cuento no es sino ´una manera de huir´.”

La obra cuentística de Graham Green abarca todo tipo de subgéneros, pero no de estilos. Quiero decir, y digo, que así como la temática es muy variada y comprende cuentos de muchas categorías, en todos ellos, incluso en los más humorísticos, se mantiene su inconfundible estilo, su elegancia, su prosa sobria e irónica, su capacidad de diseccionar al ser humano con sus virtudes y miserias.

Resultaría muy difícil escoger cuáles de ellos son los mejores porque ahí ya entrarían los gustos y formación de los lectores, pero en cualquier selección que hiciéramos habría que incluir algunos humorísticos, como “Deberes especiales” y “La película verde”. Otros en torno a la religión, como “La sugerencia de una explicación” e “Iglesia militante”. Surrealistas, como “El hombre que robó la Torre Eiffel”. De guerra y espionaje, tema muy querido de Green, como “Noticias en Inglés” (realmente emocionante) y “El teniente que fue el último en morir”. Filosóficos, como “Una visita a Morin”…

Pero para mi gusto personal y si me pusieran una pistola en el pecho, cosa que espero que no suceda, diría que los dos mejores cuentos, por lo menos los que a mí más me gustaron, fueron: “Más barato en agosto”, donde se retrata la soledad del individuo de manera magistral, y el muy divertido, y a la vez didáctico “¿Puede prestarnos a su marido?”.

En resumen, un libro imprescindible para el que quiera conocer parte de la obra de ese gran escritor inglés que fue don Henry Graham Green, que su Dios católico tenga en la gloria.

MARIDANDO A GRAHAM GREENE: PALATINE PILS (Suárez family Brewery)

Si bien Graham Greene, como señala Vicente García Oliva, fue maestro de numerosos discípulos, Dan Suárez (Suárez Family Brewery) es alumno de muchos (y excepcionales) maestros de los que aprendió en cerverceceras del mayor nivel (Hother Half, Six Point, Hill Farmstead).

PALATINE PILS (Suárez family Brewery) by Caitlin ´The Mooch´ M

Sus cervezas son ligeras, bien equilibradas, refresecantes y complejas. Pocas superan los 5% de alcohol. Todas estas cualidades la hacen ideal para acompañar un rato de lectura de los cuentos de Green a los que, como en el caso de la Palatine Pils, no les falta chispa y cierta osadía. Alternativas a esta cerveza serían, por supuesto otra Pilsner, pero también alguna bitter inglesa, más típica de su tierra natal. A disfrutar!

IMAGEN from: YELP
Author: Caitlin "The Mooch" M
Retouched by: The Beer Seekers
Portada: Unsplash (Mike Wilson. @mkwlsn)



ARTÍCULOS RELACIONADOS


Comentarios/ 0


DEJAR UN COMENTARIO