Please enable JS

FLEX MENTALLO (Grant Morrison) VS PUMPKIN ALE

FLEX MENTALLO (Grant Morrison) VS PUMPKIN ALE

Agosto 12/The Beer Seekers/Comics: burbujas y viñetas

Hay obras que por sí mismas justifican una disciplina artística. Y el arte, a su vez, es una da las justificaciones de la existencia del hombre. Y por tanto, algunas obras por sí mismas nos justifican como especie. Este es el caso de Flex Mentallo. Sé que hay gente por muy culta y muy sensible que sea que por el motivo que sea es incapaz de apreciar el arte en un comic. Que lo considera algo menor, un advenedizo, casi. En ocasiones, un pecado. Una lástima. Literalmente siento verdadera desolación al saber que nunca podrán experimentar la sensación de leer, de escuchar, de sentir la experiencia que supone esta obra de Grant Morrison y Frank Quitely.

Ahora mismo podría estar haciendo cualquier otra cosa. Es viernes, casi las 2 Am. Me he tomado unas cerves con unos colegas y ahora estoy en casa. Solo. Y me admira saber que de este momento de absoluta unicidad en el que, literalmente, la luna llena me contempla, pueda surgir algo plural que en un momento, como tentáculos luminosos, conectará con alguno de vosotros. Estar aquí, ahora, escribiendo, es algo tan trivial o tan trascendente como dormir, amar, estudiar o hacer cualquiera de las cosas que milagrosamente puedan ser llevadas a cabo por esta especie que necesita constantemente justificarse por causa de las atrocidades que, también demasiado frecuentemente, es capaz de cometer. Gracias pues, chicos, por anotar un tanto a nuestro favor.

Yo creo que hay personas que, por naturaleza, somos incapaces de entender o analizar la realidad. Imposible. Porque creo que constantemente, en nuestra cabeza, estamos inventando, viviendo, realidades propias, mundos interiores donde alguien que vuela es algo normal y que alguien asesine por televisión a otro es inexplicable… Y lo mismo que repetía el prota de ¨Rompepistas¨de Kiko Amat, lo digo yo sobre Grant Morrison “…eres de los nuestros gordito”. Normalmente, en este blog tratamos de ser universales sin ser pretenciosos y tratamos de que los artículos y las referencias, de una u otra manera, puedan, a través de diferentes conexiones emocionales, psíquicas, enlazar con alguna parte de cada cerebro que asola la tierra. En este caso temo que es imposible. Porque este comic es sólo para nosotros. Es un homenaje íntimo al mundo del comic y, sobre manera, a sus fans. Pero es a la vez un toque de atención. Los romanos, utilizaban para sus construcciones los restos de otras más antiguas de pretéritas civilizaciones. Y esto no está mal. Si una piedra está bien tallada, si es consistente ¿por qué no darle un nuevo uso? Correcto.

En el mundo de los comics últimamente sucede algo parecido. Guionistas “sensatos” y responsables recogen sillares y piedras que otros tallaron a conciencia y con ellas levantan ¨nuevas¨ (al menos supuestamente) creaciones. Pero creo que necesitamos nuevos maestros. Gente que no solamente reconstruya sino que cree. Y me da la sensación de que Morrison apunta en esta línea. Todo se ha vuelto superficialmente serio, como si la forma dotara al fondo de contenido. Y, precisamente, Flex Mentallo se aferra a la antítesis. Trabaja un feísmo estudiado y milimétrico. Como en la elección final del arca perdida, si nos acercáramos a un mostrador de una tienda de comics, lo encontraríamos en la forma de grial más inesperada. Su diseño parece querer mantenernos alejados para que solamente unos pocos intrépidos aventureros, que tengan el valor suficiente y el suficiente amor por los tebeos, se decidan escogerlo entre los oropeles. En Flex Mentallo, para que todos se hagan una idea de su magnitud artística, podemos encontrar a Cortázar, a Orson Welles y podemos encontrar pedazos de vida de los adeptos a un tipo de arte que, en ocasiones, ha supuesto la marginalidad y el ostracismo. Es un homenaje a los que fuimos bichos raros (weird, odd, freaks... ) en las mentes ajenas, esas que tan bien entienden todo cuanto nos rodea y que tienen presta una respuesta a cada cuestión planteada. Esto es, pues, para aquellos que viven (vivimos) en perpetua perplejidad, de incógnita en incógnita, sobreviviendo a los misterios de un todo que resulta inescrutable, pero también apasionante. El comic dentro del comic, la vida dentro del comic.

El justiciero musculoso se enfrenta en estas páginas al concepto de realidad y de existencia. Y lo hace de la manera más sencilla, rememorando los momentos de absoluta desinhibición y el espíritu de los comics de antaño, no siempre mejores, pero creo que casi siempre más creativos. La historia de Flex Mentallo justificaría de por sí la inversión en este tebeo. Pero, además, encontramos en sus primeras páginas un repaso a una historia de los comics virtual que no tiene desperdicio y que todo fan del género disfrutará.

UNA CLAVE

Las asombrosas Aventuras de Kavalier y Clay

Si disfrutasteis ¨Las asombrosas Aventuras de Kavalier y Clay¨ de Michael Chabon (fundamentalmente su primera mitad), este comic os va a encantar.

Bien, si habéis llegado hasta aquí seguramente es porque sois parte del equipo. Gracias por la deferencia de aguantar la perorata sensiblera.

MARIDAJE

Pumpkin Ale

En esta ocasión, hemos elegido un tipo de cerveza estacional. Se trata de las Pumpking Ale, que en apenas mes y medio ya estarán disponibles. Estas son cervezas elaboradas a finales de año (finales de septiembre a noviembre, principalmente), en Estados Unidos originalmente, si bien podemos encontrar elaboradores de otros países que se están animando a probar sus propias recetas. Como el propio nombre señala, uno de sus componentes particulares es la calabaza. Estas cervezas tienen un matiz peculiar no solamente por su sabor sino porque se relacionan directamente con Halloween, con la noche de difuntos... Este contexto enlaza perfectamente con el espíritu de la obra de Grant Morrison y Frank Quitely. Halloween nos trae a la mente una mezcla de imágenes a caballo entre lo terrorífico, lo divertido y lo entrañable. Conjuga el horro y el humor y nos retrotrae a la infancia donde la inocencia se mezcla con el espanto, donde el dulzor de los caramelos se tiñe de sombras en la noche de los muertos. Y esta sensación es la misma que experimentamos al leer Flex Mentallo. Todo el feísmo del que hablamos, toda la construcción visual, en ocasiones estremecedora, están al servicio de la añoranza y del tributo… ¿A qué? A las ausencias, a lo perdido físicamente pero que permanece en la memoria. Así pues, Flex Mentallo vs Pumpking Ale es nuestra propuesta. Ahora depende de vosotros el querer iniciar este viaje por la memoria.

Sobre Grant Morrison: Click y Click

Sobre Frank Quitely: Click

Merece la pena profundizar en el personaje leyendo este gran artículo de José Torralba para “Zona Negativa”: Click



ARTÍCULOS RELACIONADOS


Comentarios/ 0


DEJAR UN COMENTARIO