Please enable JS

ELLE BELGA: ¨EUFORIA¨ DESDE LA TRINCHERA

ELLE BELGA: ¨EUFORIA¨ DESDE LA TRINCHERA

Julio 22/The Beer Seekers/The Beer Seekers

Nos citamos con los chicos de ¨Elle Belga¨ en uno de los lugares más emblemáticos de Gijón, el Café Dindurra. José Luís señala una mesa libre junto a una de las ventanas y mientras nos dirigimos a ella, nos hace saber que en ese mismo lugar ya le han hecho varias entrevistas... Bromeo pues con el comentario fácil de que eso es buena señal, ya que implica que su nuevo disco ¨Euforia¨(Gran Derby Records) está suscitando interés. La broma oculta el nuevo peso de responsabilidad sobre mis hombros para intentar no aburrir con las mismas preguntas a estos músicos de aspecto sereno, amable y de formas exquisitas que les otorga cierto aire aristocrático, ni forzado ni impostado... Pero nada más lejos de la realidad. José Luís y Fany se muestran cálidos en todo momento, pese a que hoy Fany no se encuentra muy bien (por lo que se disculpa y nos indica que intervendrá poco en la entrevista). Así pues, saco la libreta y la grabadora y comienzo esta entrevista cuyo propósito es ahondar en el disco ¨Euforia¨, pero también en el recorrido musical/vital y proyectos de ¨Elle Belga¨

The Beer Seekers – ¿Podrías resumir brevemente la trayectoria de Elle Belga?

José Luís García – El primer disco de Elle Belga se grabó en 2009 bajo el título ¨1971¨, era una fecha que tenía mucho sentido para nosotros porque es la fecha en la que tanto Fany como yo nacimos. Es un disco mucho más austero en cuanto a la electricidad que se puede escuchar, pero más rico en matices, más ¨folkie¨ y, por decirlo de alguna manera, más acústico y con una vertiente más pop. Poco a poco fuimos despojando esas capas, esa amabilidad que tenía 1971, para volver nuestra propuesta, más inquietante y oscura. Pero no es algo forzado.

Un amigo nos comentó hace tiempo que la música que hacemos es la que llevamos dentro, y eso es lo que nos ha hecho llegar hasta este último disco, ¨Euforia¨. Ha sido un proceso, una serie de pasos necesarios para ir encontrándote y, para eso, ha sido fundamental nuestra trayectoria en directo. Es lo que ha marcado el curso, el devenir de nuestro sonido desde que empezamos.

TBS – Al hilo de la descripción que dabas sobre vuestro tipo de música, al escuchar los dos últimos discos de Elle Belga me venía a la mente el término ¨cantautores tenebrosos¨. Por una parte, mantenéis la profundidad en los temas, incluso la preocupación por cuestiones sociales, por problemas del día a día, pero manteniendo esa vertiente oscura e inquietante a la que hacías referencia… ¿qué te parece esta definición?

JLG – Evidentemente nosotros no estamos inventando nada. Siempre una canción se basa en armonizar un mensaje, una letra. Hay muchas maneras de hacerlo, pero también es cierto que, para mí, el sonido o la textura de la canción ha sido casi tan importante como lo que es el mensaje, la letra que en ese momento estás interpretando. Con lo cual es cierto, como dices, que se podría hablar de cantautores, en cuanto a que se está lanzando un mensaje desde una perspectiva muy personal (casi siempre utilizamos la primera persona), pero el envoltorio que le damos no tiene nada que ver con la guitarra acústica del cantautor folk. Venimos del Hardcore y del ruidsmo, que es nuestro pasado, más que del sonido de los cantautores como Serrat o Paco Ibáñez (a los que por supuesto reivindicamos) o del de Leonard Cohen y Bob Dylan.

CERVECERAS EN LA MATARÓ BEER WEEK

TBS – Volviendo a vuestro último disco ¨Euforia¨, tengo la sensación, no sé si con una base real o no, de que no está totalmente desconectado del anterior trabajo, ¨Refugio¨… ¿existe esta vinculación o se trata de trabajos desconectados?

JLG – Refugio marcó una etapa asociada a un hecho concreto como fue el fallecimiento de la madre de Fany. Entonces descargamos todo lo que teníamos que descargar en ¨Refugio¨ y cuando comenzamos el nuevo disco comenzó una nueva etapa vital para nosotros. Es una etapa que nosotros siempre defendemos como optimista. Es un disco optimista. Aunque el sonido, por las texturas, puede dar la impresión de que es pesimista y no es así, desde mi punto de vista. Con lo cual tiene mucho que ver la evolución del sonido desde los primeros discos hasta los dos últimos que en este sentido están muy conectados, aunque ¨Euforia¨ ha sido un paso más en cuanto a depurar la esencia, en quedarnos con lo esencial. Pero en cuanto al momento vital han sido radicalmente diferentes. Lo que conecta cada uno de nuestros trabajos es la idea de transmitir lo que sentimos en cada momento, con nuestra voz. Es el eje que comunica todos nuestros discos.


TBS – En vuestro disco ¨Euforia¨constantemente se hace referencia a una batalla, o quizá, de forma más precisa, a una confrontación. Hay dos bandos en uno de los cuales vosotros os posicionáis. Entiendo que es un bando a favor de los sentimientos, de la emoción a no cerrarse a los demás… pero ¿Cuáles son, realmente, esos dos bandos?

JLG – Claramente en el léxico que se utiliza en ¨Euforia¨ existe una lucha, como dices. A nosotros nos interesa mucho el punto de vista de los demás sobre nuestros trabajos. Tú has interpretado el disco bajo el prisma de una lucha de los sentimientos, de la sensibilidad. Ahora, todo eso trasládalo a la lucha de un proyecto pequeño, como es el nuestro, que se hace desde el estómago, en la creencia de que lo que estás haciendo es lo que tienes que hacer, porque es lo que te sale. Pero enmárcalo en lo que es una industria musical en la cual parece que este tipo de propuestas necesitan más esfuerzo para que sean escuchadas. Ese esfuerzo se puede traducir en lucha. Una lucha que, al final, no tiene por qué ser algo malo siempre y cuando tu creas que, poco a poco, vas obteniendo los resultados que te permiten seguir resistiendo en la idea de hacer música. Y eso no es fácil a veces.

CERVECERAS EN LA MATARÓ BEER WEEK

TBS – Es cierto que hoy en día hay la industria musical tiene unos parámetros muy definidos y vosotros os alejáis de ellos… ¿cómo debería pues tomarse esta industria vuestros trabajos?

JLG – Yo creo que son caminos distintos. Ellos están haciendo lo que creen que tienen que hacer… hacen sus discos, tratan de vender a sus artistas. Tratan de venderle a la gente que compra la música cómo tiene que comportarse, cómo tiene que pensar o cómo tiene que vestir. Están haciendo su trabajo, pero nosotros nunca hemos compartido este trabajo de las multinacionales. Pero quizá, tratando de hacer un símil con lo que vosotros (The Beer Seekers) tratáis de hacer en vuestra página, hay gente que intentará hacer una cerveza de una forma cuando la industria general está marcando otras directrices. Pero si crees que haces lo que tienes que hacer, sigues adelante y eso se puede trasladar a la música o a otras disciplinas que requieran esfuerzo. Un esfuerzo por la calidad que no siempre va ligado a la cantidad.

TBS – Estamos totalmente de acuerdo. Tanto en el disco como en vuestras redes sociales hacéis referencia explícita a una trinchera, en la que, al menos de forma figurada, os situáis… ¿Qué supone para vosotros esta trinchera? ¿Con quién la compartís y qué afinidades os unen? Nos gustaría que nos contarais cómo se ve la vida desde ahí.

JLG – Claro, es un espacio figurativo pero que es muy directo. Si ese espacio lo trasladas a la escena musical, ahí entenderíamos que nuestros compañeros de trinchera pasan por bandas o artistas que entienden la música desde nuestra perspectiva. Pero después hay que incluir ahí gente que, a través de su esfuerzo, también se dedica a promocionar los conciertos, a contratar los conciertos, a difundir la música, a editar los discos de grupos como el nuestro… que en nuestro caso es el sello de Gran Derby . Toda esa gente tiene mucha pasión cuya recompensa es como la de los músicos que están en esa trinchera. A la gente que está fuera son recompensas que quizá no les parezcan suficientes, pero esos pequeños logros que se consiguen dentro de la trinchera para nosotros supone un combustible enorme. Un combustible muy difícil de para por parte de la gran industria. Creo que se lograrán victorias poco a poco… o no. No lo sé, la verdad. Pero estamos más cómodos en ese espacio, en la trinchera, en el barro que no en otro teniendo que hacer cosas para sobrevivir musicalmente y que tu estómago no te lo llevase.

CERVECERAS EN LA MATARÓ BEER WEEK

TBS - ¿Y quién podría ayudaros en esa lucha? ¿Sería solamente la propia industria? ¿No crees que también el público se está acomodando? Quizá estamos en una sociedad acomodada que tampoco exige…

JLG - Es complicado. Yo no sé cuál es la solución. Nosotros tenemos claro que es un proyecto a largo plazo y todo lo que vas a conseguir es poco a poco. No vamos a sacar un disco que inmediatamente sea portada de todas las revistas o que aparecerá en todos los medios de comunicación generales.
Yo, ahora mismo, estoy un poco descolocado porque date cuenta de que tengo 44 años y crecí en una industria musical que es muy diferente de como es ahora. Ahora, el valor que se da a la música, la inmediatez y la forma gratuita de conseguirla, el poco esfuerzo necesario por conseguirla parece que también se extiende en cuanto al esfuerzo que tienes que hacer para descubrir música. Con lo cual quizá todos nos hemos acomodado un poco en cuanto a la facilidad que nos ha dado la tecnología, pero no sé cuánto tiempo ha de pasar para ver que quizá esto está siendo el problema de la música… La intrusión de la tecnología de una manera bastante agresiva en cuanto a que todo lo puedes tener gratis… Quizá no respondo exactamente a tu pregunta, pero me surge una reflexión:
Antiguamente si tú querías controlar la discografía de un artista, pongamos Neil Young, que tiene una extensa discografía, aparte de que costaba bastante dinero, te llevaba bastante tiempo conseguirla y oírla. Ahora alguien puede conseguir y escuchar toda su discografía en una tarde. No digo que lo de antes era bueno a que lo de ahora es lo bueno, pero como yo concibo la música, eres incapaz de asumir toda la discografía de un artista en un solo día o en una semana. En el caso de Neil Young, por ejemplo, probablemente te aburrirás y dirás ¨...este Neil Young sólo tiene dos caras, la eléctrica y la acústica. Todos sus discos son iguales… Me aburrí¨. Pero para entender a Neil Young necesitas años para poder entender la evolución del artista.

TBS – Pero, además, en esos años no solamente cambia el artista sino uno mismo, de manera que se co-evoluciona. Al escuchar todos sus discos en una tarde no se recorre un camino conjunto lo cual te impide, de alguna manera, hacerte ¨colega¨ de él. Cuando compartes vivencias, aunque sea en la distancia, eso une.

Por otra parte, en la filosofía oriental, el Kung Fu se traduce como una técnica aprendida a través del tiempo. Se le da mucha importancia no solamente a lo que se aprende sino también, como un elemento esencial, al paso del tiempo. De esta forma, aunque se aprenda lo mismo no se aprende igual en función de la dimensión temporal que abarque el asumir el conocimiento… Y lo mismo pasaría con la música y las discografías.

JLG – Hay un concepto básico en la música que es asimilar. Y para asimilar tiene que haber tiempo. Imaginemos que pudieran descargarse cervezas por internet y que pudieras probar en una tarde toda clase de IPAs… probablemente una persona acabaría diciendo ¨saben todas igual¨. Pero esto es como pienso yo. Probablemente hoy en día la gente mucho más joven que nosotros ya estén programados y piensen de otra manera y no entiendan nada de estas reflexiones. Pero que no las entiendan no quiere decir que yo no tenga derecho a decirlas.

TBS – Volviendo a Elle Belga y su último disco ¨Euforia¨ … ¿Qué conciertos y giras tenéis planeados?

JLG – Pues estaremos allí donde nos quieran. Dónde nos llamen solemos ir así que haremos la típica gira de otoño por el centro y norte de España.
Pero tenemos otros proyectos. Por ejemplo, en breve presentaremos nuestro disco en la mina de Arnao, que tiene unas galerías de 20m de profundidad, al lado de la costa, donde el mar está presente y en la que sus sonidos jugarían con nuestros sonidos… estas cosas que se salen de la rutina nos apasionan.
También tenemos una propuesta por parte de la Universidad de Castellón que es interpretar en directo la música para una película que no la tenga. Ahora estamos buscando qué película podría ser interesante. Hay posibilidades de que sea ¨The Hill¨, de Sídney Lumet de 1965. Se trataría de crear una banda sonora creada desde cero.

TBS – Por lo que vemos os encanta escaparos de la rutina…

JLG – Claro, es algo que hacemos para alimentarnos a nosotros mismos. Si nos proponen hacer este tipo de proyectos originales, para eso somos bastante ´kamikazes´. Pero eso no significa que vayamos a hacer algo fácil. Tenemos mucho nivel de auto exigencia.

Fany – Aunque sea para alimentarnos a nosotros mismos, no pensamos en esto como un hobby, porque la implicación es tal y las horas de esfuerzo son tantas que, a pesar de que nos vamos a divertir, nos van a costar muchos días de no ir a la playa o de no estar con amigos… Son muchas horas de ensayo, de poner en común, de discutir ideas…

JLG – En este caso la ventaja es que las propias imágenes nos van a sugerir cosas, ideas… Una forma inicial de trabajo, en este tipo de proyectos, es ponerte delante de las imágenes y tocar buscando las texturas que las acompañan y de ahí extractas una idea. Luego, como muy bien decía Fany viene el trabajo de darle forma. En este caso la película tiene una violencia dura y seca, quizá precisamente por esa ausencia de música. Nosotros trataremos en gran medida de respetar eso.

TBS – ¿Os habéis fijado en algún compositor de bandas sonoras para ver pautas o estructuras generales?

JLG – No, en absoluto. Si hiciéramos eso sería un error porque estaríamos imitando y no somos buenos imitando. Obtenemos mejores resultados cuando nos aislamos y escupimos lo que llevamos dentro. Son reacciones muy viscerales. Así es como surge nuestro mundo.

TBS – ¿Qué planes tenéis para el medio y largo plazo?

JLG – Ahora mismo me estoy planteando si quizá con la austeridad en el sonido de ¨Euforia¨ hemos llegado a nuestro techo o si todavía seríamos capaces de extraer más a esa idea… Aunque es muy pronto para decir cómo será el siguiente disco. Pero si nos damos cuenta de que no podemos seguir por ese camino de austeridad en el sonido, probablemente trataremos de buscar nuevas cosas, nuevos ambientes, nuevas texturas, pero siempre desde la perspectiva de no perder nuestra esencia, que es que la voz y el mensaje que con ella se transmite tiene que ser poderoso y tiene que arropar y dar sentido a todo lo que en el disco está presente.

Con este último comentario, que resume de manera tan adecuada la forma de pensar de estos inconformistas, damos por terminada la entrevista. Salimos al paseo de Begoña donde el verano gijonés me devuleve a tierra firme tras un periplo apasionante por los universos sonoros de Fany y José Luís. Con el mismo andar sereno con que llegaron, les veo alejarse con decisión hacia el futuro. Hacia la trinchera.

Para haceros con el disco de Elle Belga: Click

Más sobre Gran Derby Records: Click
CERVECERAS EN LA MATARÓ BEER WEEK



ARTÍCULOS RELACIONADOS


Comentarios/ 0


DEJAR UN COMENTARIO