Please enable JS

El Otro Muhammad Ali... Duelo de Olvidos

El Otro Muhammad Ali... Duelo de Olvidos

Junio 05/The Beer Seekers/The Beer Seekers

75Me doy cuenta, al recibir la noticia del fallecimiento de Muhammad Ali, Cassius Clay, de que para el mundo parecía llevar enterrado eones. Es la injusticia de la desmemoria, capaz de lapidar prematuramente a una figura legendaria como la de Ali-Clay. Afortunadamente, muchos medios están glosando estos días, restaurando con apenas una pátina de decoro demasiados años de olvido, las luchas de un boxeador que no sólo tuvieron lugar en los cuadriláteros. Pero peor que el olvido es la ignorancia, y muchos desconocen que hubo otro Muhammad Ali, contemporáneo del original, en el mundo del baseball.

Admirador de Cassius Clay, Dock Ellis (apodado por Donald Hall ¨El Muhammad Ali del Baseball) fue un revolucionario que, inspirado o no por el púgil, también peleó por defender los derechos de los jugadores negros en las ligas mayores de Baseball. Y lo hacía en su particular estilo, como por ejemplo cuando salió a entrenar con los rulos puestos reafirmando su derecho a llevar rastas o peinados a lo afro, por motivo de los cuales algunos habían protestado…

50

Ellis y Clay sentían admiración mutua y llegaron a conocerse en el vestuario de los Piratas de Pitsburgh que Cassius Clay visitó para saludar a Ellis. También la de Ellis fue una figura dramática y es famoso su partido sin hits estando cargado de LSD. En aquella época, en el mundo del baseball, más de la mitad de los jugadores consumían drogas y alcohol para soportar la presión y la carga de partidos. Y Ellis, como pitcher y con el peso de su propia historia a cuestas la sentía más que la mayoría. Tras su retirada, Ellis siguió trabajando por y para los demás, y se encargó de mostrar a los nuevos jugadores todas las facetas que conforman el baseball profesional y, sobre todo, les enseñó a sobre llevar la presión de la profesión sin tener que consumir estupefacientes, alucinógenos o estimulantes. Ahora, ambos Muhammad se han ido y, habiendo luchado juntos (aunque en la distancia) en vida, nos parecía de ley recordarlos juntos en su muerte. Creo que estarían de acuerdo conmigo en que al fin y al cabo la unión hace la fuerza y, lamentablemente, en nuestros días no estamos como para olvidar ni prescindir de tamaños luchadores por los derechos humanos.

Si queréis saber más sobre Ellis (menos conocido en Europa que Clay) seguid este enlace Click. El documental merece la pena.



ARTÍCULOS RELACIONADOS


Comentarios/ 0


DEJAR UN COMENTARIO